http://www.cotizalia.com/fotos/economia/2007120344dolor_cabeza2.jpg

En el siguiente ensayo hablaré sobre aquel tema que ha causado polémica, un tema que para algunos es la mancha de la sociedad, una verdad que no muchos quieren aceptar, una consecuencia de la sociedad y una consecuencia que no es muy aceptada, la homosexualidad.

La Homosexualidad ha existido desde tiempos remotos, no es una cuestión que apareció hace diez años, o algo que aparece porque está de moda, la homosexualidad no es una enfermedad, o como diría Freud1 tampoco una ventaja. Y entonces, ¿Qué es la homosexualidad? Según la Real Academia Española la  homosexualidad es Inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo2. ¿Pero ha sido siempre este la definición de la homosexualidad?, ¿Ha sido considerada siempre como un simple inclinación sexual? Hay una gran historia tras esa definición, hay toda una serie de investigaciones y una serie de injusticias tras la homosexualidad, sobre todo hay dos posiciones ante esta inclinación sexual, en el siguiente ensayo explicaré mi  posición.

La homosexualidad no tiene una fecha de inicio, ha estado presente desde tiempos muy remotos y se han encontrado casos muy bien documentados desde la más temprana antigüedad. Por ejemplo, en la antigua Grecia3 era normal las relaciones homosexuales entre un joven en la pubertad y un hombre mayor, considerando que en ese época se consideraba al hombre como un ser perfecto y era normal enamorarse de otro hombre. Incluso todo esto fue plasmado en la lírica, ya que los poetas latinos de esa época daban por hecho que todos los hombres sienten un deseo homosexual en algún momento de su vida.  Podemos nombrar como poetas que tienen alguna obra que habla de estas relaciones a Cátulo, Horacio, Virgilio y Ovidio. También hay que resaltar que las relaciones homosexuales entre mujeres en esta época estaban mal vistas debido a que la mujer era considerada solo para la reproducción.
Pero no siempre la homosexualidad masculina fue bien vista, la persecución de la homosexualidad fue iniciada por la Iglesia Católica en la edad Media, considerada un caso de herejía. La homosexualidad fue castigada con la tortura y la pena de muerte, generalmente en la hoguera, apelando a que era un pecado al cual se le denominó el pecado nefando.
Ya en la época nazi la homosexualidad fue considerada un defecto genético se creó una ley para castigar lo que se consideraba algo antinatural. La ley era así: “Un acto sexual antinatural cometido entre personas de sexo masculino o de humanos con animales es punible con prisión. También se puede disponer la pérdida de sus derechos civiles.”4 Actualmente la aceptación de la homosexualidad es algo parcial, es aceptada en países como Argentina, Canadá, Australia, etc. Pero también es castigada hasta con penas de muertes como  Arabia Saudita.

Con la aparición de mayores casos de homosexualidad se trató de buscar una razón física a su origen. Psicoanalistas como Sandor Rado opinaban que la homosexualidad era una enfermedad refiriéndose a esta como un miedo a las mujeres, “Que la pareja hombre-mujer era saludable, que sobre todo era el modelo estándar y que la homosexualidad era una enfermedad basada en el miedo a las mujeres”. Esta idea de los 40’s o otras parecidas que afirman que la homosexualidad es una enfermedad  tal vez sea compartida por muchas personas en la actualidad. Pero, ¿Es acaso correcto considerar la homosexualidad como una enfermedad? El investigador D. J. West considera tres como las teorías principales del origen físico de la homosexualidad y a la vez refuta cada una de ellas.  La primera  teoría es el desequilibrio hormonal que fundamenta que la homosexualidad es una causa del desequilibrio de la proporción de hormonas masculinas y femeninas. Esto fue negado por el doctor Swyer quien comprobó que las cantidades de hormonas en hemoeróticos y heteróticos no han revelado diferencias5. La segunda teoría es la de la Intersexualidad el cual plantea que el homosexual no pertenece físicamente por completo a uno de los sexos, el sexo al cual pertenece un individuo se determina en el momento de concepción y esto depende a la variedad genética a que corresponde el espermatozoide fecundador, por ejemplo el investigador T. Lang en “Estudios sobre la determinación genética de la homosexualidad” postula que los hombres homosexuales serian mujeres atrapadas en cuerpos de hombres, esto fue  refutado por el investigador C. M. B. Pare en “Homosexualidad y sexo cromosomático” con la identificación de la igualdad biológica  entre homosexuales y heterosexuales. Y la tercera y última teoría  es la de la Herencia sobre la cual West señala que a pesar de estudios hay una vaguedad de las evidencias y no es preciso determinar que la homosexualidad sea algo hereditario. Todo esto nos demuestra que la homosexualidad no puede ser considerada como una enfermedad y es aquí donde me muestro a favor de Freud, quien en “Carta a una madre Norteamérica” escribe: “La homosexualidad, desde luego, no es necesariamente una ventaja, pero tampoco es nada de lo que haya que avergonzarse. No es un vicio, ni un signo de degeneración, y no puede clasificarse como una enfermedad.”
Freud considera a la homosexualidad como una variación de la función sexual, originada por una detención del desarrollo sexual6, ¿Qué quiere decir eso? Pues básicamente que la homosexualidad se origina por una interrupción en el desarrollo del infante que es originada por factores medio-ambientales o psico-cognoscitivos, por ejemplo negar a un niño mostrar afecto a otros hombres por el simple hecho de que es hombre podría interrumpir su desarrollo.

A pesar de que no se ha encontrado a la homosexualidad como una anomalía física, la sociedad ha tenido una seria dificultad en aceptar esto. Siendo los principales originadores de la homosexualidad son los que más problemas tienen con esta. Algo que se puede evidenciar por ejemplo en “Carta a una madre americana” donde se nota que la madre había tenido una gran dificultad en denominar a su hijo como un homosexual. Todo esto se torna algo injusto debido a que  los seres humanos no pueden elegir entre la homosexualidad o la heterosexualidad. En la mayoría de las personas, la orientación sexual aparece en la temprana adolescencia sin que necesariamente haya alguna experiencia sexual previa. Aún cuando se pudiera actuar o no de acuerdo a las emociones, los psicólogos consideran insostenible que la orientación sexual sea una opción que pudiese modificarse voluntariamente. Lamentablemente la sociedad no toma en cuenta nada de esto y discrimina a los homosexuales llegando incluso hasta la violencia.
Pero claro está que no todos están en contra de la homosexualidad, un estudio muestra que las personas que tienen actitudes más positivas para con los homosexuales son aquellas que admiten que conocen alguna persona homosexual de quien son amiga. Es por eso que los investigadores también indican que creen que las actitudes negativas con las personas homosexuales, como grupo, son de fundamento en experiencias reales pues están basados en estereotipos.

Llegando a este punto del ensayo se puede entender muchas cosas sobre la homosexualidad. Por mi parte estoy de acuerdo en no considerar a  la homosexualidad como alguna enfermedad al igual como lo hace Freud y ya he demostrado porque. La homosexualidad podría considerarse como una actitud frente a la vida. Cada uno tiene la libertad de ser como quiere ser, siempre y cuando sin dejar de lado que tal vez todo esto podría ser chocante para la sociedad. Pero hay que rescatar nuevamente que la sociedad es la principal originadora de la homosexualidad y deberíamos aprender a convivir con una consecuencia que tal vez para mucho sea difícil de aceptar, pero los homosexuales por ser lo que son no dejan de ser personas que merecen los mismos derechos que los heterosexuales. Al igual que los heterosexuales, los homosexuales sienten, piensan, tienen el derecho a vivir y a llevar una vida normal. Como vuelvo a repetir la homosexualidad no es una enfermedad, así que no se puede contagiar si esto es lo que se teme.

Arnold Camus

Citas:

1 “Carta a una madre norteamericana” por S. Freud.

2 Diccionario a la Real Academia.

3“Homosexualidad en la Grecia clásica” Consultado el 4 de julio de 2007.

4 Código Penal Alemán 1871.

5  “Homosexualidad, los aspectos endocrinológicos” por el doctor Swyer.

6. “Carta a una madre norteamericana” por S. Freud.